lunes, 26 de noviembre de 2012

Libre

En mi vuelta, entro poco, pero cuando lo hago, siempre es libremente...
Últimamente hay una palabra que me hace sentir bien, que me reconforta y me hace darle sentido a muchos aspectos que acontecen en mi vida de un tiempo a esta parte, esa palabra es LIBERTAD.

Sentirse libre hoy en día, aunque sea tan solo en algún sector de tu vida, es una fortuna que no tiene precio, una fortuna de esas que solo la vida puede dar y que muchas veces la hacemos pasar desapercibida pensando en cosas materiales que por desgracia nos han metido a presión en la vida, haciéndolas indispensables y necesarias cuando realmente ya muchos más que pocos, nos hemos dado cuenta de que no lo son.

Cuando alguien ha estado atado a lo que sea, o a quien sea, y se desata por voluntad propia, porque ha abierto los ojos y ha visto luz donde parecía que sólo existía sombra, es la más grata sensación que una persona puede tener en su ego. Es un tópico, pero desatarse la venda que te cubre los ojos y ver más allá, ver el color, ver el horizonte, ver las estrellas, ver el infinito...e dan ganas de descubrir, de conocer, de empezar...de vivir.

Y a pesar de que hayan situaciones desagradables y baches en tu vida de los que probablemente en tu prisión no habrías sabido salir, la mirada limpia y amplia de tu mirada ahora hace que los aprecies y los afrontes con la ilusión y la fuerza del que siente que tiene todo un camino por recorrer. Y es lo que tiene sentirse libre, que sabes quien eres, que no te aferras a nada, que sabes cuales son tus pilares porque has derrumbado los que se tambaleaban y aún así, siguen en pie, y cada vez más fuerte.

No hay comentarios: