martes, 23 de octubre de 2012

Ni frío ni calor

Así es como se te queda el cuerpo después de haber pasado por tantos malos tragos con según que gente...

Me hace gracia esta expresión porque es cierta, es una sensación de neutralidad sentimental ante el callo que se te hace al pensar en según que personas.

Creo que he madurado, y creo que todo lo que nos pasa en la vida más bien lo malo que lo bueno, mientras nos sirva para dar un paso más, bienvenido sea, válgame el tropical, pero es que es así.
Tras casi un año de decepción y de desilusión hacia un pilar importante en tu vida, me he dado cuenta de que no era tan importante como creía. A ver si me explico.

Muchas veces crees que tu vida esta llena con personas, las cuales crees que te aportan y te enriquecen, y en el peor de los casos, te puedes llegar a creer que tienes su hombro para apoyar te cuando lo necesites, y te sientes pleno porque crees que tienes uno de esos amigos que se pueden contar con los dedos, y que lo tienes en lo bueno y en lo malo, y que cuando todo vaya mal, será el único que encuentres a tu lado sin pedirte nada a cambio.....y un largo etcétera de topicazos que en muchos casos son sólo FANTASÍA.

A mi me ha pasado esto con esta persona, que cuando he decidido perderla, me he dado cuenta que el vacío que ha dejado en mi no es nada más que nominal, nada personal, nada involucrado, nada sentimental. Porque era más lo que yo ofrecía que lo que recibía, por lo tanto en mi caso no se ha cumplido esto de que sólo te das cuenta de lo que tienes cuando lo pierdes...no, porque no tenía nada.
Y alguien puede pensar, pues que suerte, pero yo pienso, pues que pena. Que pena haber desperdiciado estos años de ocupación en mi corazón con alguien que tan solo era un carroñero sentimental. Y aunque ahora me alegro de no tenerlo, bueno, tenerla, chupandome la energía positiva,  también pienso mucho en como después de tanto tiempo me he dado cuenta tan tarde...
Pero bueno, como hoy va de tópicos y dichos la cosa, no hay mal que por bien no venga, así que ahora mismo estoy feliz, feliz de que cuando por fin estoy con ella, ya no siento ni frío, ni calor. 

3 comentarios:

Xiketä dijo...

Perdón por los errores y faltas pero no me deja corregir. Lo intentare otro día porque hoy mi portátil esta perezoso...

Camino del sur dijo...

En buena hora te has librado de esa mala persona.

Que estes bien y siempre quedan los buenos es como una protecciòn del universo.


Abrazos

Pilar

Avellaneda dijo...

Hoy que te he visto asomar por el feisbuc me vuelvo a pasar por tu blog (chica, que la vejez tiene estas cosas, enlazas los recuerdos! ;D). El caso es que lo leí cuando lo publicaste hace un tiempo y no sabía muy bien qué decirte. Creo que has recibido muchos golpes de este tipo, igual me equivoco y eso te hace o más fuerte o más vulnerable.
El caso es que todos nos hemos encontrado en esta tesitura, con mayor o menor intensidad y, en mi caso, decido siempre no cambiar de actitud. Cerrar puertas si, sentir alivio también y mucha pena como tú, pero no quiero cerrar mi vida a los que están por llegar sean buenos o tóxicos (estoy leyendo el libro de "Gente tóxica" que igual te interesa).
Aunque también es cierto que los espacios de los que dispones a tu lado cada vez son más pequeños...

En resúmen que espero que estés mejor y que todo vaya bonito y si no, que sepas tal como sabes ahora, dónde estás. Eso "querida mía" -siempre me ha gustado decir esto- es lo importante.
Un beso enorme