lunes, 17 de septiembre de 2012

"El yo interactivo"

Ha pasado el verano, y después de un trasiego interesante, por fin encuentro un rato para volver a encontrarme conmigo misma, y poder compartir con aque que me quiera leer, un poco de mi.

Hace tiempo que hay algo que me está haciendo pensar, y es el mundo de internet, o mas bien, las redes sociales.



No sé dónde leí o escuché que hay un determinado perfil de gente que está enganchado a las redes sociales, que incluso se empieza a creer que a nivel psicológico pueden perjudicar, sobre todo para personas inseguras y con falta de autoestima...y no me extraña!!

Qué manía todo el mundo de contar a unos cuantos de cientos de amigos de los cuales probablemente a más de la mitad ni siquiera has cruzado más de dos frases en tu vida, todo lo que haces a diario, o todo lo que te ocurre en tu más que normal vida.

Puede que sea porque estamos todos tan poco satisfechos que necesitamos que alguien se entere de todo lo que hacemos y de provocar sentimientos en los demás para poder apreciar más lo que hacemos, es decir:

Si un día me voy de comida, tengo que actualizar mi estado, para qué, pues para que los que no han estado en ella te digan "qué bien!", "qué te lo pases genial!", "asi se tiene que vivir la vida", "a disfrutar!!", etc. O para que los que están contigo añadan valor al acto cotidiano como lo que más, con frases tipo: "Aquí estamos tan a gustitooo", "ole que peña tan guapa!!", etc.

Y todo ésto para qué, digo yo. Pues para llenar las pequeñas cosas de la importancia que no le sabemos dar, unas veces para uno mismo, y otras veces para darle en la "cara" a alguien, unas veces para "demostrar" a tus amigos la vida tan plena, o tan desdichada que tienes, y otras para "demostrarselo" a aquellos que tienes en el grupo de amigos de la red social, pero en el fondo no soportas.

En fin, que la red sociedad, digo...red social, no es más de lo mismo que toooodos los días podemos vivir con compañeros de trabajo, conocidos, amigos...se convierte en un acto premeditado, falto de esencia en la mayoria de los casos, y falto de verdad. Porque a veces uno tiene que darse cuenta de si la vida que tiene es tan especial o tan fracasada como para hacerlo público, y de por qué estamos tan inseguros de ella como para tener la necesidad de que todos la comenten, juzguen y vean.

Miedo, a mi me dan miedo. Y por eso me he quitado de enmedio en facebook, con pena porque no todo el mundo es igual, y porque gracias a unos pocos indeseables acabas viendole las orejas al lobo, y te das cuenta de que hay que apartarse de ahi a pesar de tener que dejar también a aquellos que viven su vida, su red social, y todo en general, con la naturalidad que debería de ser.

No hay comentarios: