lunes, 24 de septiembre de 2012

Hasta pronto Raindrop

Hoy he leido que un bloguero al que tengo mucho cariño ha decidido tomarse unas vacaciones que sabe cuando empiezan pero no cuando acabaran.

Esto me recuerda al momento en el que yo después de crear otro blog al que nunca cuidé como debía, y después de no saber cómo calmar "eso" que llevaba dentro y no sabía dónde buscar...y después de mucho meditar...decidí decir un hasta luego a este rincón más mío que de nadie y más de todos que mio.

Es una decisión que no agrada tomar, porque no sabes cómo ni cuándo vas a volver, y sobre todo no sabes si todo lo que has vivido aquí va a formar parte del olvido, y tampoco tienes ninguna certeza de que vayas a encontrar a las personas que estaban cuando te fuiste.

Al volver me ha pasado ésto justamente, me he encontrado una soledad como la que se siente cuando abres tu primer blog, pero con la diferencia de que tu ya tienes a gente a la que te gusta leer y con la que has compartido siempre algo más. Yo he encontrado a muchos a los que por desgracia ya no he encontrado y a los que me gustaría volver a tener por este mundo, y la suerte es que algunos de los que estaban seguían estando.

Pero como esto es como la vida misma, y las personas siguen su camino y nunca se sabe cuando los caminos se juntan, se separan, se vuelven a juntar...mientras espero a que aquellos que no están vulevan, los que siguen se van.

Raindrop, desde este humilde rincón, te deseo lo mejor, y como ya te he dicho, espero poder leerte de nuevo mas pronto que tarde.

Y mientras tanto...seguimos caminando.

(Y aquí dejo la primera huella que unió estos caminos en la amistad bloguera, 18 de noviembre de 2007: "Cuestiones de forma")

 

lunes, 17 de septiembre de 2012

"El yo interactivo"

Ha pasado el verano, y después de un trasiego interesante, por fin encuentro un rato para volver a encontrarme conmigo misma, y poder compartir con aque que me quiera leer, un poco de mi.

Hace tiempo que hay algo que me está haciendo pensar, y es el mundo de internet, o mas bien, las redes sociales.



No sé dónde leí o escuché que hay un determinado perfil de gente que está enganchado a las redes sociales, que incluso se empieza a creer que a nivel psicológico pueden perjudicar, sobre todo para personas inseguras y con falta de autoestima...y no me extraña!!

Qué manía todo el mundo de contar a unos cuantos de cientos de amigos de los cuales probablemente a más de la mitad ni siquiera has cruzado más de dos frases en tu vida, todo lo que haces a diario, o todo lo que te ocurre en tu más que normal vida.

Puede que sea porque estamos todos tan poco satisfechos que necesitamos que alguien se entere de todo lo que hacemos y de provocar sentimientos en los demás para poder apreciar más lo que hacemos, es decir:

Si un día me voy de comida, tengo que actualizar mi estado, para qué, pues para que los que no han estado en ella te digan "qué bien!", "qué te lo pases genial!", "asi se tiene que vivir la vida", "a disfrutar!!", etc. O para que los que están contigo añadan valor al acto cotidiano como lo que más, con frases tipo: "Aquí estamos tan a gustitooo", "ole que peña tan guapa!!", etc.

Y todo ésto para qué, digo yo. Pues para llenar las pequeñas cosas de la importancia que no le sabemos dar, unas veces para uno mismo, y otras veces para darle en la "cara" a alguien, unas veces para "demostrar" a tus amigos la vida tan plena, o tan desdichada que tienes, y otras para "demostrarselo" a aquellos que tienes en el grupo de amigos de la red social, pero en el fondo no soportas.

En fin, que la red sociedad, digo...red social, no es más de lo mismo que toooodos los días podemos vivir con compañeros de trabajo, conocidos, amigos...se convierte en un acto premeditado, falto de esencia en la mayoria de los casos, y falto de verdad. Porque a veces uno tiene que darse cuenta de si la vida que tiene es tan especial o tan fracasada como para hacerlo público, y de por qué estamos tan inseguros de ella como para tener la necesidad de que todos la comenten, juzguen y vean.

Miedo, a mi me dan miedo. Y por eso me he quitado de enmedio en facebook, con pena porque no todo el mundo es igual, y porque gracias a unos pocos indeseables acabas viendole las orejas al lobo, y te das cuenta de que hay que apartarse de ahi a pesar de tener que dejar también a aquellos que viven su vida, su red social, y todo en general, con la naturalidad que debería de ser.