lunes, 5 de julio de 2010

Dando pasos que nunca me hubiera gustado dar

A veces en la vida uno tiene que tomar decisiones que cuestan, de esas que se dice que "te obligan las circunstancias", aunque realmente no hay nada que te obligue, sino el poner en la balanza los beneficios y las pérdidas, lo que te aporta y lo que te arrebata...

Cuando uno emprende cualquier tipo de proyecto en la vida, suele ser con toda la ilusión y las ganas, la positividad y la confianza de que va a salir bien... recuerdo que todo el mundo me decía: "suerte", todo el mundo!! y yo pensaba: "con tanta suerte que me desean todos, seguro que me sale bien"...ahora no se valorar todavía muy acertadamente si todo esto es por "suerte" o no, no se si tengo suerte de que las circunstancias me obliguen a abandonar mi sueño, o si la suerte hubiera sido que mi sueño se cumpliese al cien por cien.

Ahora me queda la experiencia en mi alma, el aprendizaje en mi mente, y la mezcla de ilusión-miedo por lo que queda tras el vacio de la derrota anunciada. Lo aprendido no me lo va a quitar nadie, asi como tampoco un puñado de preocupaciones añadidas que solo el tiempo y la suerte podrán curar. Y de eso me tengo que valer, de lo que he aprendido, para poder graparlo a mi alma emprendedora y me sirva al menos para no tropezar en las mismas piedras, y me sirva sobre todo para saber distinguir a las personas con las que me cruzo para elegirlas en mi camino.

Todo ha venido de repente, aunque como antes bien he dicho, anunciadamente. Pero mis ciegos ojos deslumbrados por mi tenacidad no me dejaban ver la realidad con la claridad correspondiente. Han sido las circunstancias las que me han cambiado la actitud...ha sido algo que como si mi angel de la guarda fuera, me ha abierto los ojos.
Y lo más grande es el apoyo que he encontrado por parte de mi gente, eso es, a parte de la experiencia, lo que más valoro dentro de todo. Porque me he dado cuenta de las cosas prioritarias en la vida, y por supuesto que el dinero y el poder no está entre ellas. Que mi gente esté bien, que haya amor entre nosotros...aunque para algunos parezca ahora "consuelo de tontos"...tengo claro que no lo es!! gracias a la vida por haberme hecho darme cuenta de las cosas que realmente tenemos para ser felices y no las valoramos cegados por la sociedad capitalista y ridícula en la que nos encontramos..., pero ese tema para otro post que ahí hay mucha miga.

Asi que con el apoyo de mi gente, no hay decisión dura, aunque lo sea, aunque duela, aunque cueste afrontar...

Decisión tomada: ahora solo queda, dar los pasos que nunca me hubiera gustado dar...