viernes, 23 de noviembre de 2007

"TODO VALE"


POSMODERNIDAD:
También llamada Postmaterialismo.
Es un fenómeno artístico, cultural, filosófico y literario que surge a mediados del siglo XX y perdura en nuestros dias.
La tarea de los historiadores para definir el concepto en si, es complicada, ya que actualmente hay una gran escasez de imprecisión, al igual que nuestra falta d eun marco teórico que nos avale. Todo ello causa un gran vacio en ésta nuestra era, paupérrima en orden, unidad y coherencia.
Esta tendencia abarca tanto historia, como arte, como filosofia, es decir, es una tendencia más que social. Pero en todos los ámbitos que abarca hay una idea común: que la renovación radical que se intentó hacer del tradicionalismo del arte, cultura, sociedad y pensamiento creada por el modernismo, ha fracasado indudablemente.
La posmodernidad defiende la cultura popular, el descentramiento intelectual y científico, y la desconfianza ante las grandes creaciones sean del tipo que sean. De esta manera rompemos con el pasado moderno en el que la importancia se le daba a la innovación, el progreso y la crítica de las vanguardias. En definitiva, ahora "todo vale".
Históricamente, la posmodernidad es la "era del desencanto", hemos pasado de una economía de producción a una economía de consumo. Desaparecen las grandes figuras y surgen los llamados popularmente "famosillos", cuya duración es efímera. Se contrapone la defensa del medio ambiente con el consumismo. Los medios de masas y el marketing son el centro de poder. El contenido del mensaje pierde importancia ante la manera de transmitirlo para ser más convincente ante las masas. La imagen tumba a la ideología a la hora de elegir líderes. Los medios de masas se proclaman con la verdad absoluta, la información no tiene relevancia, es puro entretenimiento. Y la intimidad se ha convertido en puro espectáculo.
Socialmente, la gente vive el presente inmediato (no el pasado ni el futuro). La única revolución existente es la interior, la de uno mismo. Se rinde culto al cuerpo y a la liberación personal. Se recurre a lo místico para explicar sucesos. Se rinde culto a la tecnología y se pierde fe en la razón y en la ciencia. Se basa la existencia en la pluralidad de opciones. Se ha perdido fe en el poder público y sufrimos una gran despreocupación ante la injusticia. Estamos perdiendo la valoración del esfuerzo y la autosuperación. Las religiones se diversifican. Y las personas cada vez recurren más a internet como único medio de relacionarse.
Con toda esta introducción hacia un resumen de la era en la que estamos viviendo, quisiera hacer unas reflexiones:
Antes de nada, el término posmodernidad pone nombre a la época que vivimos, tanto social como histórica, artística, etc, como ya sabeis. Pensad que la historia ha ido evolucionando desde el principio de los tiempos, y lo ahora estamos viviendo, va a marcar una época que las futuras generaciones estudiarán y analizarán.
Pero parándome a analizarlo, ¿que clase de era estamos creando? una era en la que todo y nada significan lo mismo, una era en la que estamos echando a perder la base que el pasado ha ido creando por nosotros.
De repente han llegado unos años en los que tras analizar demasiado todo el pasado, se nos han acabado las ideas, parece que todo está creado ya, hemos perdido el sentido de la evolución, de la innovación, de la creación. Y aunque yo me esté refieriendo a lo que la rama artística conlleva, como hemos podido observar, el resto de humanidades están siendo arrastradas por esta decandencia.
Esto que nos está pasando es asumible, es decir, nada podemos hacer por evitarlo. Pero si es bueno saber que esta tendencia social e histórica es real, que no somos nosotros mismos los que obramos bien o mal...es que hoy en dia ni se sabe!
Estamos manipulados por una dictadura oculta basada en el consumo, el Capitalismo. Ésto bajo mi punto de vista, es el máximo exponente ante la necesidad de salir del bache, es la barrera que debemos traspasar para poder llegar a otro punto....y seguir avanzando como lo hemos hecho hasta ahora.
Los valores están perdiendo su propio valor, ya que nosotros en nuestras actuaciones, nos contradecimos constantemente, como dice en la introducción: "defendemos el medio ambiente mientras estamos sometidos por el consumismo". Cosas como ésta van demacrando cada cual de los valores humanos que tantos años de evolución nos han costado. ¿Quiere ésto decir que los valores humanos están cambiando? ¿A dónde nos va a llevar este cambio? ¿A valores mejores o peores?
De todas formas, y ya para terminar, una duda me asalta, y es que cabe pensar si en todas las eras los filósofos e historiadores han tenido las mismas incertidumbres. Quizás estas dudas ante la involución, ante el creer o pensar que estamos estancados, que hemos encontrado el caos, han ocupado quizás las mentes de aquellos que en todas las eras han intentado escribir la historia...

7 comentarios:

mia dijo...

Seguramente que si,no es de inteligentes no reconocer la sensación que todo lo bueno ya ha sido dado o inventado.
En ello mismo reside la superación.
Como tú dices,más tarde hablarán de estos tiempos como de sublimes tiempos,¿estará allí la decadencia?
También al leerte la preocupación que comparto,sintamos el deseo de no involución!
Besos

Xiketä dijo...

A decir verdad, no creo que todo esté inventado, sólo que estamos adormecidos por el sistema social para reaccionar y seguir creando cosas que merezcan la pena. Ahora todo lo que se crea necesita inspirarse en algo ya creado, pero no partes de cero para intentar hacer algo totalmente nuevo. A elloa se suma el caos historico y social en el que estamos involucrados: lo inmediato, lo efímero, el consumismo, cambiamos rápidamente de gusto...y ese es el fallo, no apreciamos, por lo tanto parece que no merece la pena ir "más allá".
Un ejemplo: ¿crearías una obra con toda una visión diferente que supieras a ciencia cierta que no se iba a vender, en la que sólo invirtieras, por elmero hacho de investigar? si quieres vivir de ello no lo harias, ni nadie.
No somos conscientes que los grandes genios nunca vendieron sus obras...hasta después de muertos.
Las vanguardias solo lo son cuando se crean en un marco histórico cuyo pensamiento está por detrás de la propia obra.
De todas formas, resalto tu comentario en cuanto a la decandencia, pues personalmente tampoco descarto que lo sea.
Yo tampoco deseo la involución!
Un beso
Me ha gustado tu opinión

María Manuela dijo...

Menuda filósofa está hecha...

Algo ha cambiado mucho, en parte presiento que es debido al descrimiento que vivimos con la religión; antes era la medida de las cosas, las acciones y hasta del arte, hoy ya no son el eje de la vida (junto a los demás poderes que iban de la mano con ella), no tienen poder, al menos aparente y menos de obligado cumplimiento.

El cambio se ha dado al variar la visión del hombre hacia la divinidad y devolverla a la vida como motivo y finalidad, al hombre en si mismo. La cosa no se ha dado muy bien, no hemos vuelto a mirar al ser humano como ente fundamental de la vida, con la libertad de poder hacerlo hemos aprendido sólo a mirar nuestro ombligo.

Vaya rollo te he soltado amiga...

El Instigador dijo...

El problema surge con la pérdida de los valores esenciales. No se respeta a los padres, por tanto tampoco a los profesores, ni a la cultura básica para desenvolverse, ni a los ancianos, ni al orden social, ni a los valores de convivencia, ni, ni..

Se está perdiendo la EDUCACIÓN. Así de triste. Pero, cuidado, es tarde, pero nunca demasiado tarde.

Saludos.

Me gustó lo tuyo

raindrop dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
raindrop dijo...

Lo que más me asusta es la realidad del título: "Todo vale". Hemos relativizado tanto todas las cosas que al fin hemos conseguido que todo valga sin siquiera cuestionarlo (¿qué puede salir de un procedimiento tan desvinculado del necesario análisis?).
Habláis en los comentarios de "involución" (en sentido negativo). Y puede llegar a suceder. Como remedio, creo que es necesaria una "revolución", pero de verdad. No como la última 'gran revolución' (mayo del 68) que ha acabado con (casi) todos sus protagonistas abonados en cierta manera a aquello contra lo que se sublevaron. ¡Qué poco duró la imaginación en el poder! o ¡Qué poco poder tuvo aquella imaginación!
Nunca tanto como hoy tenemos la necesidad de personas que ni se compran ni se vendan... así que dejemos de mirar en los mercados, en los comercios, en las rebajas, en las economías, en las ferias (que son todos los sitios donde más se busca hoy en día y donde más se decide el futuro), porque ahí no las vamos a encontrar.

besos

P.D.: el comentario suprimido es mío, por un lío que me he hecho al introducir 'verificación de la palabra' (¡qué cosas!) ;)

Xiketä dijo...

Maria Manuela, muy interesante tu "rollo" (reflexión).
A decir verdad, la religión tiene una importancia fundamental en la evolución tanto social como artística, por lo tanto es muy posible que la desmitificación de ésta sea una de las causas que nos esté llevando al caos moral...muy posible...
En lo que estoy completamente contigo es en el egocentrismo que nos rodea para todo lo que hacemos. Ese si es un gran problema moral.
Gracias y un beso

Instigador, ante todo bienvenid@ a mi blog y gracias por tu comentario.
A decir verdad, la educación es algo esencial para que las personas aprendamos lo fundamental de los valores, aunque creo que la educación en si misma se está desvirtuando ya que por miedo a demasiada autoridad, no se imponen dichos valores para que queden grabados en los jóvenes....habria que buscar otras medidas...
Un abrazo

Raindrop, ante todo gracias por tu comentario, me alegro que te pases por aqui.
Empezando por la revolución que comentas, estoy contigo, apoyo la solución, muy cierta!, lo complicado va a ser encontrar a gente lo suficientemente motivada...y la repercusión que pueda tener algo asi en esta sociedad "revolucionada" de por si. En cuanto a tomar como ejemplo la del 68, mejor no, claro. Esta revolución (bajo mi punto de vista) perdió valor cuando los propios revolucionarios sin apenas darse cuenta, estaban formando parte de ese sistema al que criticaban, como tú bien dices. Para mi, poco poder tuvo dicha imaginación.
Lamentablemente, Raindrop, todos estamos sumergidos en esta sociedad de compra-venta. Es muy difícil no estarlo. Pero creo que somos los suficientes que somos conscientes que lo estamos, para reivindicar que no es lo que queremos para nuestras futuras generaciones.
Yo no voy a perder la esperanza!
Un abrazo