lunes, 8 de octubre de 2007

Chambao

Tenía ya ganas de publicar esta canción.

Élla me ha hecho sin duda pensar.

Le agradezco lo que tengo ahora.

Parece ilógico, pero a veces solo necesitas una simple canción para atreverte a arrancar tu vida hacia otro camino.

2 comentarios:

Ybris dijo...

Así pasa con las canciones.
Aparte de su mayor o menor belleza nos recuerdan siempre algo inolvidable de nuestra propia vida.
Gracias por tus palabras y tu visita a mi página.

Besos

xiketä dijo...

Gracias, Ybris, por visitar mi blog.
Esta mañana he visitado el tuyo, que conste que antes de leer tu comentario.
Y repito: encantada de conocerte.